El malvivir de las tizas


Inspirado en Violeta Parra y a través de Mirto Miller.

Que suban las escaleras saltando, que salten las barandillas, que se sienten retorcidos y sin prisa, que pinten con el color que no toca, que toquen la flauta con los ojos y el piano con los pies, que se arrastren y que salten aunque no sea hora del patio, que pinten las paredes y los cuartos de baño, que se muevan sin permiso, que metan las manos en los grifos, que no se remanguen, que sumen multiplicando y multipliquen sumando, que resten de cabeza, que escondan las pizarras y hagan malvivir las tizas, que rueden de risa, que digan que no, que digan que sí, que digan sintiendo y que sientan diciendo, que jueguen a lo que no es, que no hagan los deberes ni se aprendan la lección, que se llenen el pelo de harina, que reciten sin memoria, que inventen palabras raras, soremi, filantrón, rascaguel, remunsa, potio, que se salgan de la fila, que amen el papel en blanco, que no cuelguen sus dibujos y no existan las carpetas, que saquen los pies del tiesto, que recriminen riendo, que se mueran de alegría, que no miren si no les miran, que no escuchen si la voz viene de arriba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s