Poema exacto

18739684_1532497540127849_5052332751364478582_n

Si eres madre de
tu madre,
no resistirás.
Si eres hija de 
tu hija,
no resistirás,
Si eres dueña de
tu hombre,
no resistirás.
Si eres el juez de
tu amiga,
no resistirás.
Si eres amiga de
tu hijo,
no resistirás.
Si eres el verdugo de
la niña que albergas,
no resistirás.
Respeta el orden.
Ahorra energía.
Ocupa tu lugar.

 

*Imagen de Tot està bé: Mirada. Albert Gibert.

 

Anuncios

Antes de ti

WhatsApp Image 2018-08-14 at 7.15.12 PM(1)

Antes de ti, amor,
todo era oscuro
y cemento,
y cigarrillo
y gris.
No era brisa mi viento
sino un aire
espeso y pegajoso
que me ensuciaba los ojos.
Antes de ti amor,
todo era iluso
y mentiroso,
eran princesas
y caballos y promesas
imposibles de cumplir.
Todo era asfalto antes de ti.
Era vacío, era superfluo,
era un tocarse con las manos
de ciego,
con los ojos de loca,
con los dedos rígidos
y vagabundos.
Todo era difícil antes de ti,
y en el umbral de tu puerta
inundada de tu luz
encontré la mía.
Descansa, mi amor,
te declaro inocente
de haberme hecho feliz.
Todo es mucho más sencillo:
yo tenía un paraíso dentro
y lo encontré a través de ti.

Desde abajo

37116_103002873099098_640905_n (2)

Todo lo aprendí
desde allí abajo.
Miraba hacia arriba
y las estrellas
eran más grandes.
Desde allí
brillaban más alto.
La risa sonaba
a verdades
y a asuntos bien resueltos.
Bajando hasta ti
se desgarró el maniquí
que pensaba que era.
Se hizo trizas el orgullo,
se esfumó la vanidad,
se perdió la incongruencia.
La vehemencia
fue allí abajo donde la aprendí.
Contigo en los brazos,
con tus ojos en los míos,
con tu mano en mi pecho,
con mi pecho en tu boca,
con tu boca en mi herida.
Contigo, a tu altura,
volé hacia allí abajo
para aprender de ti.

Cuentas privadas

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie

Si pareja abierta
o cerrada,
si poliamor,
si monogamia,
si celos,
si gorda,
si flaca,
si pepé o pesoe,
si cuentas públicas,
si la factura de luz,
si no haber pasado un casting,
si haber perdido el trabajo,
sí qué calor hace,
si qué frío también,
si me quiere
o no me quiere,
si una margarita
o dos,
si resaca,
si petacas,
si condón o
no condón.
¿Y qué más da?
Si un día cualquiera de octubre
o de abril,
en invierno o en verano,
te sale un bulto en el pecho,
en alma, en el esófago,
y resulta que tu niña
cambia un tobogán azul
por un huequito a tu lado
en la cama de una clínica
donde en silencio te apagas.
¿Te imaginas lo que importa?
¿Te apuntas a la amplitud
de vivir en plenitud?
Brindo si te reconforta
y el resto lo decides tú.

Por la espalda

cascoporro 2

¿Cómo me agarras así,
por la espalda,
tendidos en mi cama,
la ventana en los pies
y un cuadro en la pared
repleto de flores?
¿Cómo te arriesgas
a atraparme así,
sujetando los huesos
de mis caderas
como quien se aferra
a una roca ardiendo
o a un tejado a punto
de caer?
¿Cómo se te pasa
por la cabeza
retenerme así,
tu aliento en mi nuca
tus dedos clavados,
tu piel en mi piel,
tus piernas enredadas
con las mías?
Eras como una raíz,
como un viejo árbol
amarrado a una rama
delgada.
¿Cómo se te ocurre,
carajo,
quererme así?

*Lámina de @Silvicalles.

Amor de estanco

MEDION DIGITAL CAMERA
Vas a un cuerpo.
Con algo de prisa
porque tienes tanto que hacer,
no puedes quedarte mucho,
pero eres amable y cordial.
Así que tú vas a un cuerpo,
llamas a la puerta,
entras al cuarto
donde está ese cuerpo,
lo acaricias,
lo besas,
lo penetras
con dulzura y desapego,
con encanto,
para que sea bonito
pero no te comprometa.
Hablas lo justo,
le acaricias el pelo,
te vistes,
y te vas a otro lado.
Tú vas al cuerpo
como quien va al estanco.

Tan Lluny

La imagen puede contener: una o varias personas y personas sentadas

Yo sólo quería echarte de menos,
disculpa si te ofendí.
Sólo intentaba con la distancia
ganarle terreno al tedio
(ese desayuno sin mirarse,
ese estar en un bar y no saber qué decir,
ese hacer el amor mirando al techo).
Lo siento.
Sólo quería echarte de menos.
Sé que nado a contracorriente,
sé que madurar es mantener,
sé lo que dicen los libros,
tu terapeuta y mi madre.
Perdóname,
pero es que necesito mucho
poder echarte de menos.

** Fotografía: Sonia Baró y Artur Villalba.