La buena decisión

compañero

Tomaste una buena decisión:
te mataste tú primero.
Te aguantaste el odio
que provoca ver feliz
a la mujer que un dia
te amó.
Te desarmó
la mirada
de tus hijos,
probablemente,
o un rayo fugaz
de coherencia.
Se te olvidó que tú
la querías matar,
te convenció la paciencia
y decidiste respirar.
Lo sé,
duele como un puñal
en el alma el desamor.
Pero tú te apuntaste en la sien
aunque nadie te quería muerto
y te mataste primero.
De entre todas, no fue la mejor
pero tomaste una buena decisión,
compañero.
*
Pontevedra: 3 mujeres de la misma familia asesinadas hoy. 40 mujeres en 2019, 1015 mujeres desde que empezaron a contarse en 2003. DEP.

Anuncios

La vuelta al cole (del Corte Inglés)

niños

Ahí van.
Doce años.
Con sus alegrías y sus penas.
La mochila cargada.
La ropita limpia.
La cara lavada.
El móvil en vela.
Como su padre y su madre,
entrenando desde niños,
jornaleros inocentes,
peones del engranaje,
soldaditos del sistema.

La más puta

puta

De entre todas las putas
que esperaban a los marineros,
la más puta
fui yo.
Yo que lo esperé
sabiendo que no vendría,
yo que lo engatusé
pensando que cambiaría,
yo que disfracé
mi hermosa flor.
Yo fui la más puta,
la que renunció
a su esencia,
la que camufló
su presencia,
la que se adaptó.
La que vendió su integridad
a cambio de compañía,
la que bajo su soledad
aparentaba alegría,
la que se comportó como
él quería
a cambio de un gramo de amor.
De entre todas yo fui la más puta.
Yo fui la que lo engañó.
*
Ilustración de Manuel Guirado.

Bing bang

61908701_707297639726974_6889527021987168256_n

Explota de amor,
la desgana fingida
es de cobardes.
Así que tú explota de amor,
dile que te apetece tocarlo
en la primera cita,
confiesa que la quieres
en cuanto sientas
ese rayo que a la salida
del metro
te parte en dos.
Explota.
Tú explota de amor.
Agarra a tu marido en el recibidor
y cómetelo a besos,
abraza fuerte a tu mujer
en el desierto
de un lunes traidor.
Tú explota, guerrera.
Y cuando lo mires
hazlo tan adentro
que no le queden dudas
de estar nadando a medias,
no guardes la ropa,
no pidas perdón
por estar amando como una loca.
Tú explota, guerrero.
Y cuando la escuches
roza su piel con tu mano,
toca su cara,
memoriza su boca.
Que le quede bien claro
que tú cuando amas explotas.
No disimules, carajo,
no te hagas el tonto,
no finjas ser boba.
Si te vas a poner a amar,
que sea explotando de amor.

El viaje más grande del mundo

MEDION DIGITAL CAMERA
Quería hacer el viaje más grande
del mundo,
así que me senté en el sofá
y me fui hacia adentro,
pero antes saqué a mi perros
para que pudieran mear.
Quería hacer un viaje tan largo
que cerré los ojos
y me quedé quieta,
en silencio,
como si no existiera.
Dentro de mí no hay palmeras,
ni mares azules
ni islas desiertas.
Dentro de ti no hay fotos con filtro,
ni novios sensibles
ni vida perfecta.
Dentro de mí no hay tiempo
ni dolor,
ni orgullo,
ni duelo.
Dentro de ti no hay
recuerdos de personas
muy guapas,
ni fiestas.
Quería hacer el viaje de mi vida
y encontré un vacío fértil,
un nada preñado
de mi propia esencia.
Dentro de ti y de mí,
cada uno en su sofá,
no hay absolutamente nada.
Sólo presencia.

Un disparate

MEDION DIGITAL CAMERA

Quisiera ser un roble
como las pragmáticas
y los que no se enamoran,
pero tiendo un bañador
de flores
que te dejaste,
miro el cuadro que clavaste,
y pongo otra lavadora.
Hay un poquito de ti
en cada instante,
en cada hora
que da el reloj
que nunca me arreglaste.
Yo quisiera ser un roble
y no apegarme
y separarte.
A ratos me gustaría
contarle a la panadera
que he conseguido olvidarte
pero todo huele a ti,
hasta la cisterna
es un desastre
que perdió todo control
desde que te marchaste
y suelta agua,
y hace frío
aunque es verano,
y estaba más sola antes,
y llueve,
y sale el sol,
y todo es un lío
que funciona mal
y no me explico
por qué te quería tanto
si sólo éramos amantes,
los dos tan flacos,
los dos tan guapos.
En definitiva, un disparate.

La buena barca

la buena barca

No nos va a tocar,
Maga,
mirarnos con los ojos
inertes,
llorosos,
a la deriva,
el corazón en un puño,
la madre que soy quebrada,
la hija que eres perdida.
No nos va a tocar
mirar alrededor
y verlo todo de un azul
asesino,
y mortal,
agarrarnos fuerte
para no sumergirnos
en el infinito creado
por la desidia política,
por la hipocresía mundana,
por la desgana social.
No nos va a tocar
ver cómo te hundes
a mi lado,
ser como una gota invisible,
fracasando,
naufragar,
y perdernos en el olvido.
Llévatelos a tu casa, dicen.
Qué buena barca la nuestra.
Al menos en esta vida
no nos va a tocar.
*
Dibujo a lápiz: “Nos quema un solo ausente, inerte”, de Eva Miquel.